MITOS Y TRADICIONES

mitos

¿NATIVIDAD CRISTIANA O PAGANA?

Saludos a todos los hermanos en Cristo Jesús. Antes de escribir este mensaje he orado a DIOS que el conocimiento de DIOS traiga libertad a tu vida, y seas libre de la esclavitud de la tradición y la mentira. Jer. 16:19-21.

El propósito no es hacer daño sino más bien traer una orientación espiritual a tu vida y que por el Espíritu Santo puedas entresacar lo honroso de vil. Jer. 15:19. Hay ritos y doctrinas que se adoptaron del paganismo.

En sus albores la Iglesia Cristiana Evangélica no celebraba la Navidad, ni Pablo, ni Lucas, ni ninguno de los discípulos celebraron este tipo de festividades que son de origen pagano.

La ciudad toma una apariencia distinta, las calles se visten de colores, gordos Santa Claus se ven en tiendas y almacenes, en todos los hogares se disponen un lugar para el nacimiento de un niño llamado Jesús y también el árbol navideño con sus esferas (bolitas) y regalos se hacen presentes como símbolos de suerte y prosperidad.

Cada temporada navideña trae consigo una paradoja: alegría y tristeza, regalos y gastos, gozo y melancolía, recuerdos y metas.

Navidad representa competencia individual y colectiva. Navidad representa comercio y ventas especiales. Navidad produce tensión y depresión en lo financiero, en lo emocional y en lo familiar. En esta época las estadísticas por consecuencias de crímenes, accidentes, homicidios y suicidios aumentan. Muchas personas cogen el día 24 de diciembre o 31 de este mismo mes para cometer suicidio ¿Por qué? Por la depresión que éstos producen en muchos corazones melancólicos, oprimidos y solitarios. Los niños esperan con ansias la llegada de la navidad, jóvenes y adultos son impregnados de este espíritu navideño que pertenece al mundo y al sistema satánico.

El significado religioso de la navidad, es un tiempo alegre de luces, canciones, pero es angustia para los que no tienen casa ni hogar; es un pesebre y una novena monótona y religiosa de todos los años, un árbol de navidad, los magos y el anglosajón barrigón, risueño, saludable y dadivoso Santa Claus (papa noel).

Navidad y/o la fiesta de los reyes magos no tenía cabida en la iglesia primitiva, tampoco el árbol de navidad formaba parte de los hogares de los cristianos y mucho menos los pesebres o San Nicolás de Bari, es decir, Santa Claus.

La navidad como la celebramos hoy día, nunca fue una festividad para la iglesia primitiva, la Biblia no señala esta palabra en ninguno de sus libros, y menos aún el día y fecha en que nació el Señor Jesucristo. La palabra cumpleaños aparece dos veces en la Biblia solamente; una cuando se refiere al cumpleaños de Faraón Gn. 40:20, y otra el cumpleaños de Herodes Mt. 14:6. No está registrado el cumpleaños de nuestro Señor Jesucristo por ninguna parte. La navidad es una fiesta pagana de la antigüedad originada o inventada por los babilónicos, (Semiramis, esposa Nomrob).

Leamos: Jer. 15:19 “Por tanto, así dijo Jehová: si te convirtieres, yo te restauraré y delante de mí estarás; y si me entresacares lo precioso de lo vil serás como mi boca. Conviértanse ellos a ti y tú no te conviertas a ellos. Y te pondré en este pueblo por muro fortificado de bronce y pelearán contra ti pero no te vencerán; porque yo estoy contigo para guardarte y para defenderte, dice Jehová”.
La pregunta sería: ¿DIOS está en todo esto?

No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿Qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? 2 Co. 6:14.

¿Andarán dos justos, si no estuvieren de acuerdo? Am. 3:3. ¿Podrás andar en el Señor si no estás de acuerdo con Él?

¿PERO QUE QUIERE DECIR NAVIDAD?

Es palabra de natividad o navidad, viene del latín “Nativitatem” nativitas, – atis, que quiere decir nacimiento, o vida nueva. Pero es Cristo el verdadero nacimiento en nuestra vida, pues Él es vida y vida en abundancia. Miremos un corto comentario de una enciclopedia muy conocida: Navidad, celebración anual en la que se conmemora el nacimiento de Jesucristo en Belén según los evangelios de san Mateo y San Lucas.

Después de la Pascua de Resurrección es la fiesta más importante del año eclesiástico cristiano. Como los evangelios no mencionan fechas, no es seguro que Jesús naciera ese día. De hecho, el día de Navidad no fue oficialmente reconocido hasta el año 345, cuando por influencia de San Juan Crisóstomo y San Gregorio de Nacianceno se proclamó el 25 de diciembre como fecha de la Natividad de Jesús. De esta manera seguía la política de la iglesia primitiva de absorber en lugar de reprimir los ritos paganos existentes, que desde los primeros tiempos habían celebrado el solsticio de invierno y la llegada de la primavera.

La fiesta pagana más estrechamente asociada con la nueva Navidad era el Saturnal romano, del 17 al 23 de diciembre, en honor de Saturno, dios de la agricultura, que se celebraba durante siete días de bulliciosas diversiones y banquetes. Al mismo tiempo, se celebraba en Europa una fiesta de invierno similar, conocida como Yule, en la que se quemaban grandes troncos adornados con ramas y cintas en honor de los dioses para conseguir que el sol brillara con más fuerza.

Una vez incorporados estos elementos, la Iglesia añadió posteriormente en la edad media el nacimiento y los villancicos a sus costumbres. En esta época, los banquetes eran el punto culminante de las celebraciones. Todo esto tuvo un abrupto final en Gran Bretaña cuando, en 1552, los puritanos prohibieron la Navidad. Aunque la Navidad volvió a Inglaterra en 1660 con Carlos II, los rituales desaparecieron hasta la época victoriana.

La Navidad, tal como la conocemos hoy, es una creación del siglo XXI. El árbol de navidad, originario de zonas germanas, se extendió por otras áreas de Europa y América. Los villancicos fueron recuperados y se compusieron muchos nuevos (la costumbre de cantar villancicos, aunque de antiguos orígenes, procede fundamentalmente del siglo XIX). Las tarjetas de navidad no empezaron a utilizarse hasta la década de 1870, aunque la primera de ellas se imprimió en Londres en 1846. La familiar imagen de Santa Claus, con el trineo, los renos y las bolsas con juguetes, es una invención estadounidense de estos años, aunque la leyenda de papá noel sea antigua y compleja, y proceda en parte de San Nicolás y una jovial figura medieval, el espíritu de navidad. En Rusia lleva tradicionalmente un cochinillo rosa bajo el brazo.

Actualmente, la Navidad es una fiesta más profana que religiosa. Es tiempo de gran actividad comercial e intercambio de regalos, reuniones y comidas familiares.
En Occidente se celebra la misa del gallo en iglesias y catedrales. En los países de América Latina, de arraigada tradición católica, se celebra especialmente la nochebuena (24 de Diciembre) con una cena familiar para la que se elaboran una diversidad de platos, postres y bebidas tradicionales. También se acostumbra asistir a la misa del gallo y celebrar con cohetes y fuegos artificiales. En México, la nochebuena constituye la culminación de una celebración que dura nueve días a la que se llama “las posadas”. Estás empiezan el 16 de diciembre y conmemoran el viaje de María y José en su búsqueda de alojamiento antes del nacimiento de Jesús. El número nueve también alude a los nueve meses de embarazo de María. Parte esencial de la fiesta es pedir posada mediante unos cantos en los que unos asistentes solicitan el favor de ser recibidos y otros responden, primero negándose, y al final concediéndolo, con lo que todos estallan en júbilo por el final feliz de la travesía de los peregrinos. Otro elemento fundamental es la piñata que, junto con el canto de la letanía, los juegos tradicionales, los dulces y las bebidas propias de la época aglutinan las enseñanzas introducidas por los evangelizadores en la Nueva España en la segunda mitad del siglo XVI. El origen de las posadas parece hallarse en el convento de San Agustín de Acolman, en donde los monjes agustinos aprovechaban la coincidencia de las fechas cristianas y las de los ritos de los Aztecas, quienes festejaban el nacimiento de su máxima deidad, el dios Huitzilochtli. Idolatría por todos los lados.

¿ENTONCES EN QUE MES NACIÓ CRISTO?

Retrocedamos la historia. Repasemos la vida ministerial de Jesucristo que por tres años y medio predicó el evangelio y a quien mataron en un matadero finalizando la pascua en el mes de abril tiempo primaveral, y primer mes para los judíos llamado Abib o Nisan (Ex. 12:2-28; Est. 3:7).

Si hacemos cuentas a partir de la muerte en la cruz de Cristo a los 33 años y medio de edad en el mes de abril y le restamos 3 años y medio de su ministerio que son 42 meses, 1260 días o tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo, daría exactamente octubre, séptimo mes dentro del calendario religioso para los israelitas. (Lv. 23:27; Nm. 29:7-12).

Con este calculo Cristo inicia su ministerio a los 30 años (Lc. 3:23) del mes octubre y si restamos los 30 años de su edad, deduciríamos que el mes de su nacimiento es el mes de Etanim o Toshri del calendario judío es decir octubre,
fecha en que Israel celebraba la fiesta de las cosechas o de los tabernáculos que era fiesta de jubileo entre el pueblo hebraico decretada bajo la ley de Moisés para el mes siete (dígito conocido como plenitud de DIOS).

Con este análisis el Señor Jesucristo no nació en diciembre, nació en el mes de la fiesta de los tabernáculos del 7° mes (Etanim-octubre) y lo mataron en la celebración de la pascua del primer mes del almanaque judío (Abib-abril).

Pero no te canses de leer, si no lo has entendido; porque te lo voy a explicar más claro y de una manera más sencilla en las páginas siguientes.

¿DE DÓNDE PROVIENE ESTA FECHA NAVIDEÑA EN DICIEMBRE?

Como ya lo he venido expresando, en ningún momento está celebración es de origen bíblico; como si lo fueron las fiestas de los panes sin levadura, la pascua, las cabañas, las trompetas, el sucot, la siega y la cosecha.

Navidad en diciembre es el fruto de una mezcal de prácticas paganas muy coloridas e interesantes con el cristianismo para suplantar las “saturnalias” perfecta obra nicolaita, fusión entre lo santo y los profano, heredándose de allí el nombre de Nicolás (Nicolaus) quien nos recuerda a San Nicolás el simpático anciano rechoncho quien además tiene sus orígenes en mitologías nórdicas con el dios Odin (dios de larga barba y blanca con extraño sombrero viviente en una estrella) recordado ahora como Santa Claus o “abuelo invierno” de la cultura vikinga entre los bretones, quienes lo llamaban el “viejo padre navidad” famosamente reconocido en el ámbito mundial como papa noel quien en verdad es un gnomo o duende gigante padre de todos los duendecillos (demonios).

ORIGEN DE LA NAVIDAD

La reina de Babilonia Semiramis se hacía también pasar por sacerdotisa y le ordenó al mundo que celebrara el nacimiento de su hijo Tamuz. Él claro, a su vez se hizo pasar por su padre Nimrod que era el dios sol, (Baal). Semiramis declaró que el 25 de diciembre era el cumpleaños de Baal, sus astrólogos le dijeron que el sol está en su punto más distante de la tierra durante el solsticio de invierno. Le dijeron a la gente que el 21 de diciembre el sol o Baal muere, entonces el 24 de diciembre comienza Baal a resucitar y el día 25 de diciembre según la tradición de los babilónicos.

Con el tiempo, en todo el mundo el 25 de diciembre se adoraba al sol bajo estos varios nombres. Tamuz, Horus, Osiris, Sol. Semiramis ordenó que celebraran el cumpleaños de su hijo Tamuz o Baal que fue llamado también el dios Baal, era un tiempo parecido al actual: regocijo, alegría, orgías, sacrificios de los niños a Baal, borracheras y suicidios. (Saturnalia).

Cuando se ofició misa por primera vez a la media noche del 24 de diciembre alrededor del año 325 D.C, la maquinaria religiosa, bajo la tolerancia que concedió el edicto de Constantino, emperador de Roma, cambió el cumpleaños de Tamuz o Baal por el cumpleaños del Señor Jesucristo; los paganos fueron encantados por el cambio y a los pocos años ese día se convirtió en el día más grande del año para los paganos.

Para la Institución católica romana, no es mas que un invento religioso idólatra, ya que la Biblia no dice nada de celebrar el cumpleaños al Señor Jesucristo. ¿Nos manda la Biblia a celebrar la navidad? NO. NI CRISTO, NI SUS DISCIPULOS JAMÁS LO ENSEÑARON. No hay registro de que los primeros cristianos celebraran el nacimiento del Señor Jesucristo. Esta práctica no tiene respaldo en la Biblia.

¿Qué digo pues? ¿Qué el ídolo es algo, o que sea algo lo que se sacrifica a los ídolos? Antes digo que lo que los gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican, y no a DIOS; y no quiero que vosotros os hagáis participes con los demonios.
No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios.
¿O provocaremos a celos al Señor? ¿Somos más fuertes que Él?
1 Co. 10:19-22.

En el calendario juliano, el 25 de diciembre señalaba el comienzo del solsticio de invierno, día que los romanos celebraban la natividad de su dios (el nacimiento) del sol.

Dado el hecho que en esas remotas tierras en ese momento los días comenzaban a alegrarse y eso significaba que el poder del astro rey se acrecentaría. A partir de entonces, eso dio lugar a que tanto en Siria como en Egipto las personas se reunieran al interior de pequeñas capillas donde esperaban la media noche y
entonando himnos religiosos hasta que se llegaba la hora, y alguien gritaría “¡La virgen ha dado a luz! La luz está aumentando”. Entonces sacaban la imagen de un niño, representante del sol, recién nacido, para que lo vean sus adoradores y como se trataba de un ritual de origen semita la madre era de origen celeste, Astarte (Semiramis), también llamada diosa celestial!.

El dios Mitras de los persas era considerado como protector de la verdad y enemigo de la mentira. Su culto estaba muy extendido no solo por representar la fuerza y la sabiduría, sino por ser esencialmente luminoso. Mitras fue identificado primero como el conductor del carro solar y luego como el invencible sol. Su fecha de nacimiento era el 25 de diciembre.

Redundo la fecha exacta del nacimiento del Señor Jesucristo no aparece por ningún lado, cabe anotar que en los albores de la iglesia católica no se celebraba esta festividad. Sin embargo pasado algún tiempo desde las predicaciones y la muerte del Mesías, los cristianos que vivían en Egipto acordaron que el 6 de Enero festejarían el nacimiento del redentor y mantuvieron la costumbre de celebrar y la costumbre de conmemorar este día hasta el siglo IX, cuando ya la tradición estaba universalmente establecida en Oriente.

No obstante, fue la iglesia católica occidental la que a fines del siglo III y principios del siglo IV, en lugar de seguir el ejemplo de aquellos, decidió adoptar el 25 diciembre como fecha inamovible.

San Agustín medio siglos después en uno de los numerosos escritos explicó el porqué de ellos.

La razón de que los “padres” transfirieron la celebración del 6 de Enero al 25 de diciembre fue esta: Era costumbre de los paganos celebrar el mismo día el 25 de diciembre el nacimiento del sol, haciendo luminarias como símbolo de la festividad. (Lo que hoy conocemos como pólvora – juegos pirotécnicos).

En esta fiesta y solemnidad tomaban parte los cristianos, por esto cuando los doctores de la iglesia se dieron cuenta que los cristianos tenían inclinación a estas fiestas se consultaron y resolvieron que la verdadera navidad debería solemnizarse en ese mismo día. Y la fiesta de epifanía el 6 de enero. Por esta razón y continuando la costumbre se siguen encendiendo las luminarias el día 6.

Esta decisión había sido aceptada por todos, aunque en Antioquia se dio el cambio hasta en el 375 aproximadamente. Existen testimonios de que todavía en el siglo V y hasta el VII en especial en el centro de Europa se seguían realizando en navidad rituales relacionados con los cultos solares. Por lo cual se decidió hablar del salvador como el sol de la justicia y el sol de la rectitud.

LA SATURNALIA ROMANA, OTRA DE LAS TANTAS FIESTAS DE ORIGEN PAGANO

Otra de las herencias de las culturas tribales y paganas es la Saturnalia Romana, que se celebraba del 17 al 23 de diciembre. Como se sabe muchos pueblos en la antigüedad vivían sujetos a una cantidad inimaginable de tabúes, ritos, dogmas y tradiciones que tenían que ver con la supervivencia del individuo dentro del grupo y con el mantenimiento del orden y la seguridad del clan o tribu de que se tratase. Mt. 15:3-9.

Habían algunos objetos como las uñas, el pelo, las armas blancas y la sangre. Personas como reyes, los sepultureros, las mujeres menstruantes, los guerreros, los homicidas.

Actos tabú como lo referentes a las relaciones con extranjeros. El tabú era una prohibición que prevenía contra los peligros a que estaba expuesto el sujeto cada 15 días por su trabajo, su jerarquía social, parentesco, o relacione de guerra entre otras muchas circunstancias.

Así que contra el estado de represión en que vivían los individuos de manera casi permanente. Se acostumbraba asignar un período del año al carnaval o a ciertas fiestas donde reinaba el puro libertinaje y la gente hacia caso omiso de la ley y la moral, y daría rienda suelta a sus necesidades, instintos y pasiones.

Esta fiesta casi siempre tenía lugar al final de año ya que estaban asociados con ritos y sacrificios propiciatorios que aseguraban la fertilidad de la tierra durante las siguientes temporadas agrícolas, sobre todo la siembra o la recolección.

En Roma el festival conmemoraba el gozoso reinado Saturno dios protector de los sembrados y las sementeras, quien en una mítica edad de oro no solo había unificado a los diversos grupos, dándoles leyes y enseñándoles a cultivar sino que
había traído la abundancia. Por lo tanto en nombre de la restauración del pasado glorioso, se inauguraba la orgía.
ABOLIENDO E INVIRTIENDO LOS RANGOS.

Los esclavos pasaban a ser señores y estos a ser esclavos; comían y bebían en exceso, intercambiaban parejas cantaban y danzaban. En las calles elegían al rey de Saturnalia antiguo señor del desorden cuya función no era solo gozar de los tradicionales privilegios de Saturno, sino convertirse en el bufón de la temporada y ver que los chistes y burlas rompieran por unos días el status de esclavitud en el cual vivían sumidos; no obstante tenía la penosa obligación ofrendar su vida por su propia mano o por la ajena, a cuchillo, en la hoguera y en árbol cadalso, como buen dios que da su vida por el mundo.

También después se transformó esta costumbre bárbara en la navidad. Cambiando el bufón que había de morir en un personaje muy importante del carnaval: Un muñeco que representaba al sucesor de Saturno, al que también quemaban o fusilaban públicamente. (Hoy en día es el famoso muñeco año viejo).

Lo mismo en Italia, España y Francia; el rey del frijol o de la haba de la noche de reyes, el medieval obispo de los locos, el abad de la sinrazón y el señor del desorden que guiaba a los rebeldes de la noche de la navidad en la Inglaterra del Medioevo. Todos son figuras que tuvieron el mismo origen y simbolizaban al rey Saturno dios de la semilla sembrada y de la germinante.

Todavía hasta el siglo XVII en Inglaterra y en algunos lugares de Francia durante la nochebuena al atardecer del 24 de diciembre o en la mañana de navidad la gente conservaba la costumbre de matar un pájaro llamado reyezuelo.

Según Fraser en la Isla Inglesa de Mann, ese día los sirvientes en lugar de irse a dormir callejeaban por las villas hasta que las campanadas de todas las iglesias tocaban la media noche.

La gente entraba a rezar y luego se iban de casería. Si lograban atrapar al reyezuelo lo mataban y colocaban un palo largo con las alas extendidas y luego lo llevaban en procesión por el pueblo cantando lo siguiente:

“Nosotros cazamos al reyezuelo
para cacobo de la lata
Nosotros cazamos al reyezuelo
Para pelirrojo cachete
Nosotros cazamos al reyezuelo
Para todos”
Luego de recorrer todos los lugares y recoger grandes cantidades de dinero, los regocijados participantes, tendían al pajarito sobre unas andas y lo llevaban al cementerio parroquial donde habrían un fosa y lo enterraban con la mayor solemnidad, cantándole responsos, después de eso comenzaban la navidad.

La explicación de esa costumbre es que se sacrifican al animal que ha sido reverenciado durante el año y pasean de puerta en puerta para que cada uno de sus adoradores reciban una parte de las virtudes “divinas” que se suponen emanan de el dios muerto o agonizante.

Hoy día, cristianos y paganos celebran la natividad fiesta cuyo origen es satánico. El mundo entero se cede voluntariamente al pecado, mayor prostitución, mayores suicidios y homicidios, gran número de hogares destruidos, la gente corre de un lugar a otro buscando llenar el vacío que hay en su corazón.

Hoy es como en los días de Noé, estamos comiendo, bebiendo, cansándonos y dándonos en casamiento. El licor, los vicios, las religiones, las filosofías, las fiestas son el elemento que el hombre utiliza para liberarse así mismo de la opresión, amargura, tristeza, odio, resentimiento que causa el pecado, queriendo justificarse en su propia justicia. Paganos y aún cristianos buscan por gozo una fiesta llamada natividad.

DIOS nos cela con celo santo y su consejo es que no amemos al mundo ni las cosas que están en el mundo porque quien hace esto el amor de DIOS no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida no provienen del Padre sino del mundo y el mundo pasa y sus deseos, pero el que hace la voluntad de DIOS permanece para siempre.

Moisés escogió antes ser maltratado que gozar de los deleites temporales del pecado que reinaba en Egipto. Por una razón, tenía puesta su mirada en el galardón.

Es importante que comprendamos que el espíritu del anticristo y está en el mundo y su manifestación en el hombre es de avaricia, vanagloria, soberbia, blasfemia, desobediencia a DIOS y a los padres, ingratitud, impiedad, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites mas que de DIOS que tendrán apariencia de piedad (cristianismo) pero negarán la eficiencia de ella. 2 Ti. 3:1-9.
Jesús no está en la fiesta de la natividad. Jesús no aprueba el pecado.

EL ÁRBOL DE NAVIDAD CRISTIANO O PAGANO
Jer. 3:9-13.
Semiramis ordenó que los árboles se decoraban con cerezas y piedras pintadas de rojo (bolitas), además de una estrella en su copa representando al dios Baal, significando que la luz de su dios sol alumbraba en su renacimiento siendo ello un honor a su hijo Tamuz.

De acuerdo a creencias de la época, historia y mitología semiramis la pagana reina del cielo: (Jer. 44; Is. 44) y madre de tamuz tuvo una visión nocturna en el cual un árbol de pino verde se desarrolló de un tronco seco y muerto; y que de acuerdo a la interpretación de los astrólogos y hechiceros de su corte; este tronco seco representaba a nimrod es decir su esposo muerto y simbólicamente el verde pino retoñado era el mismo nimrod que había revivido en la persona de tamuz. Simbolismo pagano que hace apología en contra de la palabra dicha y hecha por DIOS. Nm. 17:8, pues ella expresa lo que ocurría al Señor Jesucristo por medio del florecimiento de la vara de Aaron.
Esta leyenda se propagó por los pueblos y naciones del mundo; de allí que exista en todas las culturas de historias sobre árboles sagrados; es el caso con los Druidas que significa “sabio de roble” o señor del roble, árbol sagrado para estos sacerdotes satánicos celtas. De igual forma se hallaban los árboles sagrados entre los egipcios, asirios, cananeos (Dt. 16:21) escandinavos y romanos quienes decoraban los pinos con cerezos rojos, piedras pintadas, y telas de colores en el festival del invierno llamado saturnalia, con el propósito de “vestir al árbol que se había quedado desnudo tras el otoño y así invocar al espíritu para que regresara y diera los frutos en primavera dándoles regocijo a todos”.

Sucesos similares acontecieron con otras culturas que hacían ceremonias en los árboles con bolas brillantes que representaban el “Natalis Solis Invicti” es decir el renacimiento victorioso del dios solar.

Bíblicamente podemos leer en estos textos: Dt. 12:2-3; 1 Re. 14:23; 2 Re. 16:4; 17:10; Ez. 6:13; Jer. 10:2-3, textos que relacionan a los árboles con cultos idolátricos.

Árbol de navidad quiere decir árbol de vida, y no creo que estos árboles en forma triangular (trilogía satánica) decorados en oficinas, centros comerciales, viviendas, parques, prostíbulos, sean la representación del verdadero Árbol de vida que está en medio del paraíso celestial que habla Génesis y Apocalipsis, creo mas bien que es una imitación de luzbel en su gran esfuerzo por querer ser siempre igual a DIOS, ya que él es un perfecto imitador y falsificador.

Con este cuidadoso estudio podemos sabiamente concluir que este arbolito lindo de navidad fue extraído del paganismo pero ahora nos lo presentan de una manera más sutil y modificada relacionándolo con el nacimiento de Jesús, por algo la Biblia dice que:

LAS COSTUMBRES DE LOS PUEBLOS SON VANIDAD.
Jer. 10:2-3. (Lv. 18:30; Stg. 4:4; 1 Jn. 2:15; Col. 2:8).

Este es el comienzo de la tradición de la navidad.

Otras creencias paganas.

Otra historia mitológica en cuanto a los árboles sagrados cuenta que la diosa griega Dafne era una ninfa del dios Apolo a quien este la convirtió en árbol. Igualmente la afición por adorar árboles sagrados en algunas culturas paganas era en homenaje a sus dioses tal es el caso del árbol a la diosa Asera. De la misma forma en la cultura maya contaban con árboles sagrados.

Muchos cristianos por el conocimiento que tienen ya no hacen pesebres, pero si visten el árbol de navidad luego cabe la pregunta ¿Qué diferencia hay entre un árbol y un pesebre?

Durante la temporada navideña este árbol se convierte simbólicamente en un centro generador de riqueza y prosperidad.

Para la mentalidad arcaica, el árbol en general es sagrado por sus diversas características: Es vertical, crece, pierde las hojas y las recupera, lo que significa que muere y resucita innumerables veces. Por lo cual representa al mismo tiempo la regeneración del vegetal y del año, por esto al repetir y sintetizar en si mismo lo que sucede en el universo, el árbol se vuelve simbólico y lleno de poder.

Precisamente por este poder el árbol representa la abundancia económica (por la capacidad de dar fruto) y sobre todo la abundancia de la vida.

El árbol se convierte simbólicamente en un centro generador de riqueza y prosperidad. La primera vez que apareció una mención al árbol de navidad en América Continental fue el 20 de diciembre de 1821 en Lancaster Pensilvania. En el diario de Mastthew Zahn. Este hombre pertenecía al grupo de descendientes cristianos alemanes establecidos en dicho poblado. A quienes se les atribuye sin lugar a dudas la introducción de esa costumbre pagana en los Estados Unidos.

En 1830 tuvo la primera exhibición de árboles navideños en la ciudad de Cork Pensilvania. Después empezaron a organizarse exposiciones en fiestas privadas y en tiendas de prestigio. Más tarde en sus hogares, los niños decidieron que el arbolito habría que colgarle galletas, manzanas y papeles recortados con formas caprichosas en colores brillantes; hubo quienes le añadieron velitas encendidas. Las iglesias optaron por participar en la decoración muy elaborada de estos árboles con el objeto de recabar fondos y de ahí empezó la tradición de colocarlos también en los centros de trabajo, hospitales, parques, cafetería y en cualquier sitio donde la gente pasara. Así el árbol navideño atravesó las fronteras y llegó al resto de América Latina.

En Europa se creía, por ejemplo, que adornando un árbol y paseándolo ceremoniosamente en procesión se apresuraba la llegada de la primavera. Para ello los jóvenes o grupos de niños iban de casa en casa con coronas, ramos de flores, cantando y pidiendo regalos (huevos, frutas, pasteles), los adultos participaban también danzando y bebiendo alrededor del árbol y como siempre las fiestas terminaban en orgías.

Aunque estas celebraciones tenían lugar –como ya le dije- al principio de la primavera o del verano. El objeto era rememorar, repetir o resucitar el pacto primordial de la creación cósmica, puesto que la veían en el árbol la encarnación de la vida inagotable.

Los emigrantes europeos llegados a América importaron la idea y con ella ciertos aspectos formales de la tradición, modificando las fechas, (pues ya no se trataba de rituales agrícolas, sino del nacimiento de Jesucristo) y adaptando los rituales a las nuevas circunstancias.

“y sucedió que por juzgar ella cosa liviana su fornicación, la tierra fue contaminada, y adulteró con la piedra y el leño”. Jer. 3:9.

Ahora ocupémonos de otra parte de la tradición que ha invertido los valores en contra de Nuestro Señor Jesucristo.

LA VERDADERA HISTORIA DE SANTA CLAUS

En realidad la imagen y la historia de Santa Claus, al menos como la conocemos actualmente fueron creadas por un grupo de artista neoyorquinos a principios del siglo XIX. Sin embargo, muchos años antes junto con los explotadores, comerciantes y marineros alemanes y holandeses.

La imagen de San Nicolás de Bari cruzó el Atlántico como una figura folclórica conocida por sus seudónimos locales:

– Father Cristmas en Inglaterra.
– En Alemania Weihnachtsmann
– Pere Noel en Francia y Kris Kringle en Holanda.

Más tarde fue designado Santo Patrono de la ciudad Nueva Cork. San Nicolás de Bari (Italia) fue obispo de Myra en Asia Menor, durante la primera mitad del siglo IV exiliado y hecho prisionero por Diocleaciano. Recuperó la libertad gracias a Constantino El Grande. Asistió al concilio de Nicea. En el año 325 y falleció cerca del año 350. Sus restos fueron trasladados de Myra a Bari en 1807 y ahí todavía se veneran las reliquias del santo en la parroquia que tomó su nombre San Nicolás.

En la iglesia ortodoxa oriental la devoción a su memoria se extendió a tal grado que se le nombró patrono de Grecia, Rusia y Silicia, y de numerosas ciudades de Alemania, Austria, Suiza, Holanda e Italia y aún en nuestro país Colombia.

También por su generosidad se le reconocía como protector de mercaderes, panaderos, marineros y en general de los niños a quienes llevaba regalos muy a menudo. Entre las leyendas sobre su vida resalta una en la que ayudó en secreto a un noble empobrecido. El estaba a punto de vender como esclavas a sus tres hijas adolescentes, pues ya no tenía con qué mantenerlas.
Cuenta el mito que el “santo” durante la noche arrojó por la chimenea de la casa de aquel noble una media con bastante dinero, quizá oro que el noble tomó para salir de apuros.

Con el correr de los tiempos se vio a San Nicolás como el dador de los regalos a los niños, a quienes visitaba la noche anterior al 6 de diciembre día en que se conmemoraba el nacimiento de Santa Claus.

Los niños holandeses solían dejar un zapato de madera junto a la chimenea antes de irse a dormir junto con una manzana para Black Pate, el ayudante de Santa Claus y un montoncito de paja para el burro.

A Santa Claus se le conoce como el hombre de la Navidad, por eso nosotros vemos la efigie de este “santo” como símbolo de la Navidad.

Desde el siglo XVII la palabra Sisteklass se fue adaptando al inglés hasta quedar en Santa Claus. Los detalles folclóricos del obispo y sus fiestas se pasaron al 24 de diciembre aunque siguió llegando en secreto durante toda la noche a dejar los regalos.

Todavía la idea de que viaja en un trineo jalado por renos se le atribuye al estadounidense Clemenr Clark moore (1863) quien así lo asienta en el poemario titulado una vista de San Nicolás (más tarde titulada la víspera de Navidad).

Los principales símbolos de Navidad vienen de diferentes culturas paganas. Podríamos decir que la Navidad es un cuento bordado en la solemnidad pagana y llena de consumismo.

Un comentario de una prestigiosa enciclopedia cuenta lo siguiente:

Papá Noel

Papá Noel o Santa Claus, legendario portador de regalos de Navidad, gordo y jovial, de barba blanca y vestido con un traje rojo ribeteado de blanco, que conduce por el aire un trineo de ocho renos transportando un saco lleno de juguetes. Papá Noel, también llamado San Nicolás o Santa Claus, visita todos los hogares la víspera de Navidad bajando por la chimenea para dejar sus regalos, según la leyenda, bajo el árbol o en los calcetines de todos los niños buenos.
La imagen familiar de Santa Claus se introdujo en Estados Unidos en el siglo XVII precedente de Holanda, si bien tiene su origen en Alemania, a mediados del XIX; sus raíces se encuentran en la antigua cultura popular de Europa y su celebración se ha extendido en todo el mundo, principalmente Estados Unidos y la mayoría de los países de América Latina.

San Nicolás fue un obispo de Asia Menor del siglo IV, famoso por salvar marinos atrapados en la tormenta, defender a los niños y, sobre todo, por dar generosos regalos a los pobres, según una antigua leyenda cristiana. A pesar de que muchas historias sobre él carecen de fundamento (como la de su entrega de un saco de oro arrojándolo por una chimenea), la fábula se extendió por toda Europa enfatizando su papel como tradicional donante de regalos. El san Nicolás cristiano sustituyó o incorporó varios personajes paganos donantes de regalos, como la bondadosa bruja Befana y los ancianos y generosos alemanes Berchta y Knecht Ruprecht. En Alemania se le llamó Sankt Nikolaus, y Sanct Herr Nicholaas o Sinter Klaas en Holanda. En estos países se decía que cabalgaba por el cielo en un caballo repartiendo regalos. Vestía como un obispo y a veces iba acompañado po Black Peter, un elfo cuyo trabajo consistía en azotar a los niños malos.

En un principio, el día de San Nicolás en el que se recibían los regalos se celebró el 6 de diciembre. Tras la reforma, los protestantes alemanes dieron más importancia al Christkindi (niño Jesús) como donante de regalos el día de su fiesta, el 25 de diciembre. Cuando la tradición de Nicolás prevaleció, se incorporó a la Navidad. En 1969, el papa Pablo VI suprimió la festividad de San Nicolás del calendario católico como la de otros personajes legendarios cuyas vidas estaban poco documentadas. Irónicamente, el término Christkindi ha evolucionado hasta convertirse en Kriss Kringle, otro apodo de Papá Noel.

Existen otros repartidores de regalos de navidad en el folclore europeo, como los Reyes Magos que según los Evangelios llevaron a Jesús, oro, incienso y mirra y en la tradición cristiana española son los que llevan regalos a los niños buenos y carbón a los malos. Pere Noel en Francia, Julenisse en Escandinavia y Father Christmas en Inglaterra, todos relacionados con San Nicolás, Sinter Klaas en Holanda que dio lugar a Santa Claus estadounidense. Washington Irving amante del folclore europeo, escribió su Historia de Nueva York (1809) en la que describe la supuesta llegada del santo a lomos de un caballo (aunque sin Black Peter) cada víspera de San Nicolás.

La imagen del gordo Santa Claus la detalló al máximo el dibujante Thomas Nast, que por Navidad publicó ilustraciones de Santa Claus en la revista Harpers de 1860 a 1880. Nast añadió detalles como su taller en el polo norte y su vigilancia sobre los niños buenos y malos de todo el mundo.

Cada año en época de Navidad y en casi todo el mundo, la publicidad, las tarjetas de felicitación, la decoración y la aparición de Santa Claus en lo grandes almacenes renuevan su leyenda moderna. Los niños le escriben cartas y le dejan bebida y comida. Mucha gente le considera la encarnación de un espíritu de entrega y afirma que el descubrimiento de la realidad de Papa Noel por los niños marca el rito de iniciación al mundo adulto. Pero otros argumentan que la historia de Papa Noel o Santa Claus entra en conflicto con el verdadero significado de la Navidad y sólo promueve avaricia y consumismo. Para reconciliar su leyenda con el sentido religioso de la Navidad, los cristianos proponen que se tenga presente que el personaje moderno no es más que resultados de leyendas sobre un santo cuya vida simboliza el amor, el cariño y la generosidad.

REGALOS DE NAVIDAD

No hubo intercambio de regalos, al niño Jesús se le llevaron ofrendas como presentes en reconocimiento de que él era Rey y Señor. Los magos, palabra de origen persa: Magoe, trajeron a Jesús:

Oro: Que predecía la deidad de Jesús como Rey.

Incienso: Que solo era ofrecido a un dios e indicaba en este caso la fragancia de su vida.

Mirra: Indicativo del sacrificio vicario de Cristo por nuestros pecados. Nos habla de la misión de Jesús “morir”.

Los regalos eran prácticas paganas de origen oriental. Ap. 11:10. “Y los moradores de la tierra se regocijarán sobre ellos y se alegrarán y se enviarán Regalos unos a otros”.

Otra pequeña confusión es en cuanto a la epifanía de los reyes magos en el pesebre, que de acuerdo a las tradiciones orientales estos ofrecían dones a los reyes; y efectivamente Jesucristo es el Rey de Reyes y Señor de Señores pero lo extraño es que presentan a estos tres dentro de un establo, cuando bíblicamente
esto no es así, ya que lo magos llegaron días después pero no un 6 de Enero (fecha que sacaron del festival de los Lupercales en honor a sus dioses) y no se acercaron a un establo sino a una casa en Belén. Mt. 2:11.

¿NACIÓ EL SEÑOR JESÚS UN DÍA 25 DE DICIEMBRE?

… ¿NATIVIDAD EN DICIEMBRE?

Diciembre deriva de la palabra diez. Ocupa el mes doceavo en nuestro calendario gregoriano. El tiempos lejanos existían los años con diez meses de 36 días. Pero haciendo honor a los emperadores Julio Cesar y Cesar Augusto quedaron los meses Julio y Agosto. Esclarezco un poco con relación a los meses a partir de Junio en recordación de la diosa juno que es el mes sexto, que sin contar Julio y Agosto, Sept-embre que deriva de la palabra septi-mo seria el mes siete en el antiguo calendario romano. Oct-ubre de Oct-avo, Nov-iembre de nov-eno y Dici-embre como déci-mo.

Ahora el mes de “KISLEV” en hebreo, era un mes invernal en Israel, y según el médico sirio Lc. 2:8 “Los pastores velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre sus rebaños en campo abierto”, y no es costumbre en Palestina pastorear con temperaturas muy bajas en medio del invierno.

Históricamente estos traían su ganado a los rediles en la estación otoñal a mediados de octubre.

Así mismo era un absurdo que el censo de la población se llevara en medio del frío y de la nieve, en donde los caminos eran llenos de nieve y resbaladizos; condiciones que harían imposible el desplazamiento de los miles de peregrinos que se dirigían a su lugar de procedencia como el caso de María y José.
Lamento desencantar (sacarlos del Encanto) a muchos, pero para nuestra información… ¡Jesucristo no nació en el mes de invierno inclemente de diciembre y mucho menos el 24 a media noche!

En conclusión ¡DICIEMBRE NO ES NAVIDAD!

DIOS hace silencio en cuanto al día en que Cristo Jesús nació y es mejor registrar ese silencio. Pero la Biblia si nos deja ver el mes en que nuestro Salvador Jesucristo nació. Para ello no es necesario conocer el calendario judío, pero antes conozcamos más acerca de él: El calendario judío, que procede del antiguo calendario hebreo, ha permanecido inalterable desde el año 900 aproximadamente. Es el calendario oficial del moderno estado de Israel y es utilizado por los judíos en todo el mundo como un calendario religioso. El punto de partida de la cronología hebrea es el año 3761 a.C., la fecha de la creación del mundo según se describe en el Antiguo Testamento. El calendario judío es lunisolar, basados en meses lunares de 29 y 30 días alternativamente. Se intercala un mes extra cada tres años, de acuerdo con un ciclo de 19 años.

Calendario Judío.
El año judío consta de 358 días según año lunar y 12 meses
Meses judíos Días Meses Lunares
1. Abid-o Nisan. Ex. 23:15
2. Iyar=Zif. 1 Re. 6:1-37
3. Sivan. Est. 8:9
4. Tammuz.
5. Ab.
6. Elul.

7. Etanimo=Tisri
8. Bul. 1 Re. 6:38
9. Quisleu. Zac.7:1
10. Tebeth. Est.2:16
11. Sebat. Zac.1:7
12. Adar. Est. 3:7 30
29
27
29
30
29

30
29
29
29
30
29 Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Nacimiento Jesús
Octubre
Noviembre
Diciembre
Enero
Febrero
Marzo

Si queremos conocer el mes en el que el Señor Jesús nació, tendremos que comenzar por buscar primero el mes en que Juan el Bautista nació.

Los levitas estaban distribuidos en grupos y también los hijos de Aaron los repartió por sus turnos en el ministerio. 1 Cr. 24:1-19.

También los hijos de Aaron fueron distribuidos en grupos. Los hijos de Aaron: Nadad, Abiú, Eleazar e Itamar. Mas como Nadad y Abiú, murieron antes que su padre, y no tuvieron hijos Eleazar e Itamar ejercieron el sacerdocio.
Y David, con Sadoc de los hijos de Eleazar, y Ahimelec de los hijos de Itamar, los repartió por sus turnos en el ministerio. Y de los hijos de Eleazar había más varones principales que de los hijos de Itamar; y los repartieron así:

De los hijos de Eliazar dieciséis cabezas de casas paternas; y de los hijos de Itamar por sus casas paternas ocho.

Los repartieron pues por suerte los unos con los otros; porque de los hijos de Eleazar y de los hijos de Itamar hubo príncipes del santuario y príncipes de la casa de DIOS.

Y el escriba Semaias hijo de Natanael de los levitas, escribió sus nombres en presencia del rey y de los príncipes y delante de Sadoc el sacerdote.

De Ahimelec hijo de Abitar y de los jefes de las casas paternas de los sacerdotes y levitas, designados por suerte una casa paterna para Eleazar y otra para Itamar.

La primera suerte tocó a Joiarib.
La segunda a Jedaías.
La tercera a Harim.
La cuarta a Seorim.
La quinta a Malaquías.
La sexta a Mijamin.
La séptima a Cos.
La octava a Abias.
La novena a Jesua.
La décima a Secanías.
La undécima a Eliasib.
La duodécima a Jaquim.
La decimotercera a Hupa.
La decimocuarta a Jesebeab.
La decimoquinta a Bilga.
La décimo octava a Afses.
La decimonovena a Petaias.
La vigésima a Ezequiel.
La vigésima primera a Joaquin.
La vigésima segunda a Gamul.
La vigésima tercera a Delaia.
La vigésima cuarta a Mazías.

Estos fueron distribuidos por sus ministerios para que entrasen en la casa de Jehová, según les fuese ordenado por Aaron su padre de la manera que le había mandado Jehová. EL DIOS de Israel.

El padre de Juan el Bautista se llamaba Zacarías y pertenecía a la clase sacerdotal de Abías. Lc. 1:5-8.

Cuando el ángel trae la promesa de DIOS a Zacarías, éste estaba ejercitando el sacerdocio según el orden de la clase de Abías, octavo en turno. Según 1 Cr. 24:10.

Los sacerdotes estaban distribuidos en 24 turnos durante el año. 1 Cr. 24:4. El año comenzaba con el mes de Abid o Nisan, y si a Zacarías le correspondía el turno octavo quiere decir que el mes en que Zacarías estaba sirviendo era el mes Iyar o Zif, según 1 R. 6:1. Entre el día 27 del mes Iyar y el 5 del tercer mes, es decir, Sivan, según Est. 8:9.

Después que Zacarías cumple los días de su ministerio va a su casa y después Elizabeth concebía en su vientre a Juan el Bautista. Es decir, a finales del mes Iyar y a principios del mes Sivan, en nuestro calendario solar a finales del mes de mayo y principios de junio.

Dice la Biblia en Lc. 1:26 que al sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por DIOS a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un varón que se llama José.

Seis meses después que Elizabeth concibió de su esposo Zacarías el ángel trajo el mensaje a María de que concebiría en su vientre y daría a luz un hijo llamado Jesús y esto sería porque el Espíritu Santo vendría sobre ella y el poder del Altísimo le cubriría con su sombra, es decir, por obra y gracia del Espíritu Santo.

Por la Biblia podemos concluir que Juan el Bautista es seis meses mayor que Nuestro Señor Jesús.

Juan nace aproximadamente a finales del mes de Sebat o a principios del mes Adar. Marzo en nuestro calendario: El Señor Jesús nace aproximadamente seis meses después, es decir en el mes de Elul, septiembre en nuestro calendario.
Recordemos que todos los esfuerzos que el hombre haga fuera de la voluntad de DIOS son religión y cualquier camino que el hombre tome fuera de la voluntad de DIOS es rebelión.

Espero en Cristo que esta enseñanza te haga vivir como hijo de DIOS en medio de una generación maligna y perversa.

Nunca te conviertas a ellos, deja que ellos se conviertan a ti. Jer. 15:19.

ENTONCES, ¿POR QUÉ RELIGIOSAMENTE SE CELEBRA NAVIDAD EN ESTA FECHA CUANDO EN VERDAD CRISTO NO NACIO EL 25 DICIEMBRE?

Por conveniencia. Fue un esfuerzo ecuménico de una iglesia apostata para unificar el cristianismo con el movimiento pagano del siglo V, donde la iglesia romana para empalmar decretó que el solsticio de invierno del 25 de diciembre (fiesta pagana en Roma y en muchos pueblos, como ya lo he explicado) fuese declarada como el nacimiento del Señor Jesús (una gran mentira), siendo de igual forma este 25 de diciembre día que por los siglos anteriores culturas antiguas (romana, egipcia, asiria, babilónica, escandinava) celebran el nacimiento del dios solar llamado Horus, júpiter, saturno, osiris, ra, tamuz, hércules, mitra, odin etc.

Y para poder recordar por siempre el nacimiento del dios solar tamuz, estos celebran su cumpleaños el 24 de diciembre a la media noche con árboles de pino decorados en medio de borracheras, fiestas y regocijos; siendo esta una costumbre muy arraigada entre teutones, griegos, y las demás civilizaciones ya nombradas.

Esta fiesta conocida como el festival de saturnalia en honor al dios saturno, eran costumbres que fueron pasando de pueblo en pueblo, cultura tras cultura y generación en generación hasta que finalmente en un intento de unidad fue acogida por la iglesia católica romana en el año 334 por el papa julio I como el festival para celebrar el nacimiento del Señor Jesús. Igualmente se adoptó con esta tradición del “festival del invierno” la práctica de dar regalos y sentimientos de afecto entre amigos y familiares con presentes. Como ya lo he citado en páginas anteriores.

Hermano, si has llegado al final de este estudio es porque de verdad quieres cambiar de vida y de rumbo.

Si pudiésemos hablar de natividad tendríamos que hablar del momento en que tú conociste y recibiste al Señor Jesucristo. Si no lo has conocido, es porque no ha nacido la vida en ti.

Yo te invito a que recibas al Señor Jesucristo en tu corazón: ora así: Señor Jesús en este momento, te pido perdón por todos mis pecados. Lávame con tu sangre preciosa. Yo te recibo en mi corazón, como mi único y suficiente Salvador personal de toda mi vida; ven a vivir dentro de mi corazón. Te ruego también, escribe mi nombre en el libro de la vida que está en el cielo y no lo borres jamás. Desde hoy te voy a seguir, desde hoy te voy a servir, la obra que tú empiezas en mi vida, termínala Señor; Espíritu Santo llévame a la verdad. En el nombre glorioso de Cristo Jesús. Amen, Amen y Amen.

A partir de hoy lee la Biblia. Congrégate, busca una iglesia cristiana de sana doctrina donde se enseñe el evangelio completo a cerca del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Si no conoces alguna, te invitamos a la nuestra.

Espero recibir tus comentarios a cerca de este estudio, ha sido de mucha bendición para mi y espero que sientas lo mismo.

Comments

    No Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Fields marked * are mandatory.